Destacado, Sostenibilidad

En 2050 la mitad de la población sufrirá escasez de agua

El 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua 2019, bajo el lema Leaving no one behind’ (‘Sin dejar a nadie atrás’), enfatizando el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 para 2030 (garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos). Una efeméride que Fundación Aquae ha aprovechado para poner el foco en nuestro futuro próximo: si continuamos con la actual tendencia de consumo de este recurso, en 2050 la mitad de la población sufrirá escasez de agua.

Actualmente, el 40% de la población mundial vive en cuencas hidrográficas bajo estrés hídrico y dos terceras partes de la población mundial vive, al menos durante un mes al año, bajo estrés hídrico. El 50% de las personas que se enfrentan a esta escasez de agua vive en China e India. Otras zonas afectadas por estrés hídrico grave son la región mediterránea, Oriente Medio, Asia central, África subsahariana, Australia o el oeste de América del Norte.

Si actualmente en nuestro planeta viven más de 7.700 millones de personas, de las cuales 2.100 millones (3 de cada 10) carecen de acceso a agua potable y disponible en el hogar y 4.500 millones (6 de cada 10) no disponen de un saneamiento seguro; para 2050, las proyecciones de la OCDE señalan un aumento de la demanda del agua en un 55% (respecto al año 2000), lo que se espera siga exacerbando estas tendencias de estrés hídrico.

En concreto, para 2050 se prevé que 240 millones de personas continúen sin acceso a agua y 1.400 millones, sin servicios básicos de saneamiento. Es decir, que de las 9.400-10.200 millones de personas que habitarán la Tierra en 2050, la mitad (unos 5.700 millones) se verá afectada por la escasez de agua, según el último Informe Mundial de Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos coordinado por la UNESCO (2018).

Huella hídrica urbana

Actualmente, la mitad de la población mundial vive en ciudades. Esta concentración urbana exige crecientes dotaciones de agua, mecanismos de gestión cada vez más complejos y sistemas de dotación de infraestructuras tecnológicamente avanzadas. Además, hay que tener en cuenta que esta creciente población es cada vez más vulnerable a los impactos del cambio climático (aumento del nivel del mar, de las precipitaciones, inundaciones, ciclones y tormentas más fuertes y frecuentes, así como periodos de mayor calor y frío extremo).

A todo ello hay que sumar que las costumbres urbanas aumentan la Huella Hídrica (HH). La HH es un indicador medioambiental que define el volumen de agua dulce total usada para producir los bienes y servicios que consumimos habitualmente: un kilo de ternera necesita unos 15.000 litros de agua; una taza de café, 140 litros; una camiseta de algodón, 2.700 litros; unos vaqueros, 10.850 litros o un microchip, 32 litros.

El conocimiento de la huella hídrica urbana (agua utilizada dentro de las fronteras de una ciudad) es un importante avance en el reto de la gestión del agua en las metrópolis. En este sentido, destacan los proyectos ‘Urban Water Footprint’, impulsado por la UE entre 2012 y 2014, en el que participaron Vizenza (Italia), Innsbruck (Austria) y Wroclaw (Polonia); y ‘Huella de Ciudades’, que en 2015 presentó sus resultados tras analizar la HH de La Paz (Bolivia), Lima (Perú) y Quito (Ecuador). Para calcular la HH urbana se tiene en consideración el ciclo integral del agua: captación, almacenamiento, potabilización, distribución, saneamiento, depuración y vuelta al medio natural.

21 marzo, 2019

Sobre el autor

Hidroblog


QUIÉNES SOMOS

Hidroblog.com es una web para los profesionales del agua. Informamos sobre sostenibilidad, ciencia, economía circular, medioambiente y naturaleza.

Hidroblog.com es un proyecto de Vegueta Ediciones S.L., sello editorial con sede en Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria, y cuenta con la colaboración de la agencia Beople Social Media Consulting.

Newsletter

TWITTER
OTROS BLOGS