Empresas, Noticias

Difícil situación
para Abengoa

Difícil situación para AbengoaAbengoa carece de una previsión concreta de tesorería a la espera de que Lazard le entregue el plan de negocio. Tiene un problema a corto plazo con los vencimientos de deuda y bonos, y mantiene avales con terceros por encima de los 10.000 millones que al no contar con el respaldo de garantías reales no figuran en balance. Las desinversiones programadas tampoco reducirán los vencimientos de deuda consolidada y, mientras, la cotización cerró 2015 por debajo de los 20 céntimos por acción, lo que supone una pérdida del 90% de su valor en 2015. ¿Hay quién de más?

Como todas las bur­bu­jas, la que le ha es­ta­llado en las manos a Abengoa tiene su mayor re­per­cu­sión en el corto plazo. Justo en el pe­ríodo que dura la si­tua­ción del pre­con­curso de acree­dores (hasta fi­nales de mar­zo), la so­ciedad ma­triz y sus fi­liales con­so­li­dadas se en­frentan a unos ven­ci­mientos de deuda fi­nan­ciera de 926,4 mi­llones de eu­ros, de los que un 62% (571,1 mi­llo­nes) co­rres­ponden a emi­siones de bo­nos, un 37,5% (347,1 mi­llo­nes) pro­vienen de cré­ditos de en­ti­dades fi­nan­cieras y el 0,5% res­tante (8,2 mi­llo­nes) son deudas pe­queñas por ope­ra­ciones de lea­sing y otros pa­sivos fi­nan­cie­ros. A esta cifra hay que aña­dirle los 106 mi­llones del cré­dito de li­quidez que la banca acree­dora con­cedió a la so­ciedad el pa­sado 23 de di­ciembre para que pu­diera pagar las nó­minas de las em­presas del grupo y la paga extra de Navidad antes de que fi­na­li­zara el año. El prés­tamo tiene fecha de ven­ci­miento 17 de marzo de 2016, por lo que pasa a en­grosar el vo­lumen de pagos que se le acu­mulan antes de que acabe el pe­ríodo de pre­con­curso de acree­do­res. En to­tal, pues, se­rían 1.032,4 mi­llones de eu­ros. Una de las po­si­bles ta­blas de sal­va­ción podía ser la des­con­so­li­da­ción de deuda co­rres­pon­diente a los pro­yectos puestos a la venta en el plan de des­in­ver­sio­nes. Sin em­bargo, no es así, puesto que du­rante este mismo pe­ríodo que ter­mina al final del primer tri­mestre del año, los ven­ci­mientos de deuda aso­ciados a los ac­tivos puestos a la venta as­cienden a tan solo 24,9 mi­llones de eu­ros, apenas el 2,7% de la deuda total con­so­li­dada. Es de­cir, que estas des­in­ver­siones úni­ca­mente con­tri­buirán a re­bajar una parte del pro­blema a corto plazo si el pro­ducto de la venta se de­dica a atender ven­ci­mien­tos. De la acu­mu­la­ción de pro­blemas fi­nan­cieros en el corto plazo da idea tam­bién el hecho de que a lo largo del se­gundo y tercer tri­mes­tres de este año los ven­ci­mientos acu­mu­lados de deuda fi­nan­ciera as­cienden a 439,2 mi­llones de eu­ros. O lo que es lo mismo, entre abril y sep­tiem­bre, el grupo Abengoa se en­frenta a la mitad de ven­ci­mientos de los que se le vienen en­cima antes de que acabe marzo. En estos dos tri­mes­tres, el grueso de la deuda co­rres­ponde a ven­ci­mientos de cré­ditos de en­ti­dades fi­nan­cie­ras, de los que 243,5 mi­llones son deudas cor­po­ra­tivas y 136,6 mi­llones se co­rres­ponden con prés­tamos a pro­yectos con­cre­tos. Fuera de ba­lance Por otra parte, la so­ciedad ha re­co­no­cido que man­tiene ava­les, se­guros de cau­ción, de­cla­ra­ciones de in­ten­ciones y com­pro­misos ad­qui­ridos do­cu­men­tal­mente por valor de 10.656,8 mi­llones de eu­ros, de los que 1.672,1 mi­llones co­rres­ponden a avales ban­ca­rios y se­guros de cau­ción, mien­tras que los 8.984,7 mi­llones pro­vienen de de­cla­ra­ciones de in­ten­ciones y com­pro­misos do­cu­men­ta­les. Como suele ser ha­bi­tual en este tipo de ope­ra­cio­nes, en las que los pro­vee­dores o fi­nan­cia­dores exigen algún tipo de com­pro­miso de pago, la mayor parte de la cifra total co­rres­ponde a la so­ciedad ma­triz, Abengoa S.A., que ha fir­mado 8.860,9 mi­llo­nes, equi­va­lentes al 83% de la can­tidad total con­so­li­dada del grupo. La propia so­ciedad señala en los do­cu­mentos re­mi­tidos a la CNMV que “a 30 de sep­tiembre de 2015 nin­guno de los com­pro­misos in­di­cados había sido ob­jeto de re­cla­ma­ción, por lo que no había dado lugar al re­co­no­ci­miento de ningún pa­sivo o pro­vi­sión adi­cional en los es­tados fi­nan­cieros in­ter­me­dios re­su­midos con­so­li­dados de acuerdo con lo es­ta­ble­cido por las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)”. Es de­cir, que estas ga­ran­tías se en­cuen­tran fuera de ba­lance y sólo en­tra­rían en las cuentas ofi­ciales en caso de que los pagos com­pro­me­tidos y ava­lados no se pro­du­jeran en tiempo y forma. Que no fi­guren en el ba­lance no eli­mina sin em­bargo la pre­sión que esto su­pone sobre el con­junto del grupo en un mo­mento en el que la ges­tión de la te­so­rería se ha con­ver­tido en uno de los puntos más im­por­tantes para man­tener su via­bi­lidad a medio plazo. Sin plan de te­so­rería Con todo este pa­no­rama ad­verso, la CNMV pidió a Abengoa, una vez pre­sen­tado el pre­con­curso, que a la mayor ce­le­ridad po­sible con­tes­tara a al­gunas dudas sobre su via­bi­lidad fu­tura y acla­rara ciertas cues­tiones de su con­ta­bi­li­dad. Uno de esos re­que­ri­mientos re­cla­maba tex­tual­mente “el pre­su­puesto de te­so­rería ac­tual en el que se mues­tren la po­si­ción de efec­tivo y equi­va­lentes de efec­tivo, los co­bros y pagos pre­vistos y las ne­ce­si­dades de li­quidez para los pró­ximos 3, 6, 9 y 12 me­ses”. Los res­pon­sa­bles de Abengoa res­pon­dían el pa­sado 30 de di­ciembre que “en re­la­ción al pre­su­puesto de te­so­rería ac­tual en el que se mues­tren la po­si­ción de efec­tivo y equi­va­lentes de efec­tivo, los co­bros y pagos pre­vistos y las ne­ce­si­dades de li­quidez para los pró­ximos 3, 6, 9 y 12 me­ses, a día de hoy la com­pañía no dis­pone de dicho pre­su­puesto. Si bien se suelen ela­borar pe­rió­di­ca­mente pre­vi­siones y pre­su­puestos de te­so­re­ría, a la fecha del pre­sente co­mu­ni­cado, tal y como ya se ha ade­lan­tado, la com­pañía se en­cuentra en pro­ceso de ela­borar el plan de ne­gocio que de­berá in­cluir, entre otras cues­tio­nes, las pre­vi­siones de te­so­rería y ne­ce­si­dades de li­quidez del grupo para los pró­ximos me­ses”. A con­ti­nua­ción, el es­crito de Abengoa añade que “se es­pera que la pri­mera ver­sión de dicho plan de ne­go­cio, que in­cor­pora las ne­ce­si­dades de li­quidez y pre­vi­siones de te­so­re­ría, esté dis­po­nible para fi­nales del mes de enero de 2016, mo­mento a partir del cual la com­pañía se com­pro­mete a fa­ci­li­tarles más in­for­ma­ción al res­pec­to”. Así pues, todo está en una es­pecie de tiempo muerto a la es­pera de que Lazard pre­sente ese plan de ne­gocio y via­bi­lidad a medio y largo plazo que ser­virá de base para ne­go­ciar con la banca acree­dora una sa­lida de­fi­ni­tiva para el pro­blema. El propio mi­nistro de Economía en Funciones, Luis de Guindos, es­tre­naba el año 2016 con unas de­cla­ra­ciones a la Cadena Ser en las que se mos­traba es­pe­ran­zado con la si­tua­ción del grupo, de­bido entre otras cosas a que el 99% de sus ac­tivos son via­bles. De Guindos ma­ti­zaba, sin em­bargo, que tras el ex­ceso de en­deu­da­miento y los errores de ges­tión de Abengoa es ne­ce­sario un ajuste drás­tico de la deuda y se re­firió a la pre­vi­sible en­trada de un nuevo socio de re­fe­rencia y al es­fuerzo que debe hacer la banca acree­dora. Daños co­la­te­rales A la es­pera de que el con­flicto quede de­fi­ni­ti­va­mente re­suelto en los pró­ximos me­ses, los que sí han su­frido ya en sus carnes todos estos pro­blemas han sido los in­ver­sores que apos­taron su di­nero a las ac­ciones de Abengoa. El 42,5% de las ac­ciones B de la com­pañía, las que tienen mayor grado de li­qui­dez, co­rres­ponden al tramo de free float, lo que da idea de lo ex­ten­didos que están los daños co­la­te­rales de la si­tua­ción que afronta la com­pañía. Al tér­mino de la úl­tima se­sión bur­sátil de 2015,las ac­ciones de Abengoa co­ti­zaban a 0,195 eu­ros, lo que da como re­sul­tado una pér­dida del 89,4% del valor de los tí­tulos a lo largo del ejer­ci­cio, ya que 2014 cerró con un precio de 1,832 eu­ros. Entre me­dias, y ani­mados por las dis­tintas fases de eu­foria desatadas por las no­ti­cias de re­ne­go­cia­ciones de deuda o pactos con po­si­bles nuevos ac­cio­nistas de re­fe­rencia ele­varon el valor de las ac­ciones por en­cima de los tres euros entre marzo y junio pa­sa­dos, lo que eleva con­si­de­ra­ble­mente el des­ca­labro su­frido por quienes en­traron en el ca­pital de la so­ciedad en esos me­ses.

Fuente: Capital Madrid

4 Enero, 2016

Sobre el autor

Hidroblog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Newsletter

Imágenes
Quienes somos
Hidroblog.com es una web de información sobre el ciclo integral del agua, que pretende ser punto de encuentro para profesionales del sector. Los contenidos de Hidroblog se centran en noticias, entrevistas, eventos, conferencias, cursos, días mundiales e imágenes centradas en el tema del agua.