Noticias

Una exploradora del National Geographic apunta que en el futuro las guerras se librarán por el agua

Una exploradora del National Geographic apunta que en el futuro las guerras se librarán por el aguaEl agua ocupa un 71% de la superficie terrestre y, casi, la tercera parte del cuerpo humano es agua. Por eso, el día del agua es una llamada de atención en sí misma sobre la problemática en torno a este componente de la vida. Constituye un elemento indispensable para el desarrollo de las actividades humanas, y mientras en los países ricos es un recurso que se da por sentado, el 18% de la población mundial no tiene acceso a fuentes seguras de agua potable. La contaminación de las aguas y la consecuente falta de saneamiento, la gestión y aprovechamiento de los recursos hídricos, propias sequías o la pesca ilegal son algunas de las problemáticas.

En torno al agua se ha desarrollado también la carrera profesional de la exploradora del National Geographic, Alexadra Cousteau. Y es que de casta le viene al galgo, pues su propia familia ha sido determinante a la hora de tomar este camino, como parte del legado Cousteau. La exploradora es muy activa en la defensa de los recursos y la gestión hídrica, reivindicando el papel de los gobiernos en la toma de decisiones responsables y busca la implicación de la sociedad en la causa. «Tenemos tendencia a pensar que el medio ambiente es un problema de gente rica, sin embargo, la población más empobrecida es la que más sufre. La gente que no tiene elección sobre dónde vivir o qué comer, que no tiene opción a escoger porque tiene que sobrevivir», incide la exploradora.

Ciertamente se han planteado escenarios futuros en los que las guerras se librarán por el agua. No obstante, en este punto, Cousteau reflexiona: «Es lo que está pasando en Siria ahora mismo». Sin obviar, por supuesto, en su discurso los múltiples factores desencadenantes del conflicto, la exploradora llama la atención sobre el hecho de que la sequía que se desencadenó en el país y su consecuencia sobre los cultivos obligaron a los agricultores a mudarse masivamente a las ciudades, «que no han sido capaces de soportar la situación». Una situación de la que dejaba constancia Unicef cuando advertía de que cinco millones de personas en Siria sufrieron en los últimos meses las consecuencias de los cortes prolongados de agua, con una situación especialmente dramática en Alepo.

Observando los episodios de violencia surgidos en países como Somalia a raíz de las consecuencias del cambio climático, Cousteau avanza: «En el futuro veremos muchos más refugiados medioambientales y los llamaremos así». Resalta, en este sentido, que el origen de la mayoría de conflictos actuales viene de la falta de recursos naturales: «Las guerras por el agua ya están pasando aunque no las estemos reconociendo necesariamente», sentencia.

Y para apoyar tal afirmación vuelve hasta una de sus expediciones en la India con National Geographic, donde ha sido testigo de las migraciones de población de los campos abocados a la hambruna a las ciudades. Unas urbes superpobladas en donde viven en condiciones precarias. «Con el cambio climático veremos mucho más de esto en todos lados y de distintas formas», afirma.

Como parte de un ecosistema conectado, las consecuencias del calentamiento global reducirán las existencias de agua. La exploradora reclama el papel de los países desarrollados «que pueden responder a la situación de una manera que los pobres no pueden».

Habiendo trabajando en España con la organización en defensa de los océanos, Oceana, se sorprende del mal estado en el que se encuentran los mares. «Cuando mi padre empezó sus expediciones en el Mediterráneo había peces enormes», resalta. Sin embargo, la pesca furtiva y la contaminación han provocado una masiva pérdida de biodiversidad. Por ello insta a trabajar para restaurar el ecosistema marino.

«La única forma de solventar todo esto es siendo más ciudadosos con como utilizamos el agua», razona Cousteau. Asegura que los gobiernos son responsables de proteger los bienes colectivos, como el agua o el aire limpio y, todo ello, incluye reforzar la legislación o subsidios para la protección de los recursos naturales y las energías limpias. «Los países desarrollados tienen mucho más por hacer porque disponen de infraestructura», opina. Que en ciertos casos, según apunta, tan sólo se trata de modernizarlas: «En EEUU tenemos infraestucturas de madera construidas en la Guerra Civil. Y aún están ahí. Me resulta increíble», se resiente Cousteau.

Así pues, recogiendo el legado Cousteau, aboga por crear nuevos empleos y solventar la problemática innovando con nuevas tecnologías, economía verde y energías renovables. Considera que son decisiones que se deben tomar conjunta y globalmente. Y considerándola un bien esencial para la agricultura propone sustituir el riego por aspersión por el riego por goteo. «Es una tecnología simple y permite ahorrar grandes cantidades de agua».

Sus hazañas por la protección del agua la han llevado a recorrer todo el mundo. De tener que escoger entre tantos parajes se quedaría con las marismas de Maui y las playas del sur de Francia. Por desgracia las marismas han desaparecido y las playas francesas son ahora hogar de menos criaturas. De hecho, lamenta la exploradora que sus hijos no puedan disfrutar de estos rincones de la misma forma en que ella lo ha hecho y concluye: «La razón por que lo adoro tanto es porque las cosas inesperadas de la vida nos hacen sentir vivos. Estamos tan organizados que hemos quitado la sorpresa de la ecuación. Pero en la naturaleza puedes volver a sorprenderte».

Fuente y fotografía: El Mundo

23 marzo, 2016

Sobre el autor

Hidroblog


QUIÉNES SOMOS

Hidroblog.com es una web para los profesionales del agua. Informamos sobre sostenibilidad, ciencia, economía circular, medioambiente y naturaleza.

Hidroblog.com es un proyecto de Vegueta Ediciones S.L., sello editorial con sede en Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria, y cuenta con la colaboración de la agencia Beople Social Media Consulting.

Newsletter

TWITTER
OTROS BLOGS